El Ayuntamiento de Deba adquiere Santa Catalina

25/04/2017
El Ayuntamiento destina 30.000 euros para hacerse con la ermita de Santa Catalina y sus terrenos, un total de 63.468 m². La escritura ha sido firmada esta mañana en la notaría de Zarautz. Asimismo, el Ayuntamiento quiere agradecer a Alfonso del Valle Lersundi por su gran ayuda y buena voluntad durante todos estos años.

La parcela 10-054 donde se sitúa la ermita de Santa Catalina, así como los restos del caserío Ermita Berri, tiene una superficie de 63.468 m².

En 1869, ante el estado ruinoso en que se encontraban tanto la ermita como el caserío anexo, y ante la carga económica que representaba la restauración, el Ayuntamiento, bajo cuyo patronato se encontraba la ermita, decidió donar ésta al Teniente General Lersundi.

El 27 de diciembre de 2002, el Ayuntamiento firmó con la propiedad un convenio para la cesión de la parcela que finalmente no llegó a materializarse. Posteriormente, con motivo de la instalación de la pasarela de madera sobre la N-634, el Ayuntamiento retomó el contacto con los propietarios.

Hoy, 25 de abril de 2017, se ha firmado la compra de la parcela, la cual ha supuesto un gasto de 30.000 €. El Ayuntamiento quiere agradecer a Alfonso del Valle Lersundi, propietario de la ermita y sus terrenos hasta el día de hoy, por su ayuda y buena voluntad durante todos estos años.

Espacio natural protegido

Tanto la ermita como sus terrenos se encuentran en un espacio natural protegido y de gran interés paisajístico. Pero desgraciadamente, durante los últimos años el lugar se ha degradado de forma notable, sobre todo, debido al uso ganadero que se realiza en el entorno próximo a la ermita.

El pasado año se realizó un estudio para la restauración medioambiental y paisajística, y la adecuación de una zona de esparcimiento público en Santa Catalina. El estudio costó 8.712 euros, de los cuales 7.200 fueron subvencionados por la Diputación Foral de Gipuzkoa.

El estudio plantea tres ámbitos de actuación diferenciados:

  • La zona exterior, la más cercana al acantilado, en la que se plantea la consolidación de la situación actual.

  • La zona abierta para el ganado, que ocupa la mayor parte de la parcela, y en la que se plantea la continuidad del uso ganadero existente, la modificación del vallado para tener acceso directo al área y el llevar una toma de agua para el ganado. Por éste área transcurre el GR-121, y con el fin de evitar que los caminantes se desvíen por la campa se propone la plantación de seto vivo.

  • La zona exenta de ganado, en el área más elevada, donde se encuentra la ermita y donde además se plantea el área de esparcimiento e interpretación “Santa Katalinako begiratokia”. En éste área se plantea la consolidación de los muros del caserío Ermita Berri, la sustitución, mejora y cambio de ubicación de la fuente existente y la colocación de cinco tótems de piedra de Lastur, que junto a la fachada de acceso a la ermita y al caserío genera un espacio circular de acogida al área de interpretación.